24 de març, 2006

La canción del viernes (22) “Bon dia” de Els Pets per Peix

¡Felicidades a todos!

Felicidades a todos porque el lunes pasado se produjo el equinoccio vernal y entramos en primavera, esto pasaba, para ser más exactos, a las 18:26h del día 20 de marzo. Además, y esto es muy importante (al menos para mí), cambiamos por fin al horario de verano. De esta manera, en la madrugada del sabado al domingo adelantaremos el reloj una hora; perdiéndola de nuestro preciado sueño pero ganándosela a la oscuridad de la noche. Así los días se alargan y las temperaturas se tornan más suaves y soportables; sacamos las camisetas y las bermudas del ostracismo en el armario ropero y desterramos los pesados abrigos despidiéndonos de ellos hasta el año que viene. Todo cambia con la llegada de la segunda estación del año, los colores se saturan y la luz se emancipa. El astro suelta lastres y escala posiciones en el firmamento, y entonces todo parece más claro y hermoso bajo su amparo. Un espíritu inquieto sacude la tranquilidad del hinvierno, la gente toma la calle, los paseos y los parques alargan sus horarios de máxima actividad. Algo se transforma y se altera ¿será la sangre? Algunos dicen que si. Desde luego los cambios de estaciones no nos dejan indiferentes y el de este año, después de un hinvierno húmedo y bastante gris, se espera por todos como agua de mayo.

El tema de hoy es la banda sonora perfecta para una mañana como ésta, si apartas los ojos de la pantalla y miras por la ventana podrás comprobarlo. El “Bon dia” de Els Pets fue un himno a finales de los noventa, ya no tanto por el empuje comercial del rock català, que ya había perdido bastante fuelle, sino por la frescura de la canción. Después de doce años de carrera, Els Pets volvían a la cresta de la ola con el álbum “Bondia”. Una composición, alegre y con desparpajo pero con un mensaje agrio y comprometido, encabeza un disco que marcó un récord en Catalunya: 75.000 copias vendidas, disco de oro y una gira de cincuenta conciertos con llenos hasta la bandera en todos ellos. El espíritu de este tema contagió a los fans y generó de nuevos, los de Constantí se renovaban y se reivindicaban como un grupo inconformista. “Bon dia” fue un puñetazo sobre la mesa que invadió rápidamente radios y televisiones, que entró con fuerza en la memoria colectiva de aquél 1.997. Se convirtió, de facto, en un clásico entre los clásicos. Pasó a ser una de aquellas obras que sus propios autores no han sido capaces de controlar, que ha trascendido las intenciones del grupo.

Gavaldà y los suyos son uno de los pocos grupos supervivientes de la época dorada del rock català. A finales de la década de los ochenta, una nueva ola de formaciones de rock y pop que cantaban en catalán aterrizan en el panorama musical català. Sopa de Cabra, Sangtraït, Sau y Els Pets, representaron la revolución cultural que vivió la sociedad catalana en aquellos días. Una marea de discos, conciertos y influencias que se convirtieron, en poco tiempo, en el punto de referencia para el circuito musical y la inquietud de una juventud huérfana de símbolos culturales propios. Con el tiempo, el ambiente se calmó y el boom creativo dejó paso a un enfriamiento gradual. Pero Els Pets continúan ahí, en el 2004 publicaron el notable “Agost” y celebraron la gira que commemoraba su vigésimo aniversario en los escenarios. Son toda una leyenda en el circuito musical nacional que ha dejado una numerosa lista de hits a su paso: “Vespre”, “Bona nit”, “Jo vull ser rei” y “S’ha acabat”, dan buena muestra de ello.

Cuando me levanto por la mañana y salgo a las calles de Collblanc, bajo aquél sol de primavera, descarado y insolente, no puedo dejar de tatarear y silbar su canción.

7 comentaris:

escoltainvisible ha dit...

Pos per mi, aquesta cançó sempre va ser un penyasso, la veritat. I més per la insistència amb que va ser tramesa pels mitjans afins del règim (pujolià)

Tampoc li veig el compromís per enlloc, com no crec tampoc que li vegin el 15000 fans que boten com a bojos en els seus concerts. No sé, la trobo bastant frívola. Serà que no em miro mai les cançons buscant els tres peus al gat?

Per mi, Puff el drac màgic, era una cançoneta que parlava d'un drac simpàtic i un nen que era el seu amic...

Anònim ha dit...

Em sembla que no et mires les cançons buscant els tres peus al gat, ni de cap de les maneres, no les mires...

Quién no tiene ojos para soñar, no ve los sueños ni de día ni de noche...

Ann ha dit...

Hola!

Em sorprèn un elogi tan gran per aquesta cançó i pel grup que hi ha al darrera. Jo no diré si té missatge o no (jo el trobo un missatge senzillet, facilón), però el que sí que tinc clar és que Els Pets fa tamps que em fan bastanta ràbia...uns quarentons amb cabells tenyits cantant "Bon dia"...No sé, tinc la sensació que viuen, per dir-ho d'alguna manera, del "cuentu"...

Alex ha dit...

Doncs a mi m'agraden. Trobo que si visquèssin del cuentu, els discs nous sonarien com els d'abans. Però no es el cas. Amb aquest disc van donar un salt endevant en qualitat.
Ara si aquests viuen del cuentu, que algu li digui als Rollings, al McCartney i a d'altres que es retirin...

escoltainvisible ha dit...

Eh, Rollings, McCartney, d'altres! Retireu-vos!!
Home ja!

escoltainvisible ha dit...

Jope, usuario anónimo, m'has deixat tocat...
Espero que el no mirar les cançons no em converteixi en pitjor persona...
O precisament ara que sospito que tinc una "identitat hipotecada". (coses d'assistir a xerrades del Pau lópez)

Pero que jo "no tengo ojos para soñar"???

$@//%"&%!##!!

Algun dia s'escriuran cançons sobre els meus somnis...

Alex ha dit...

poca feina