26 de novembre, 2018

Diario de Jack Murphy (el de la ley de Murphy) por el camino de Santiago (entrada #44)

Día 22. Entrada 44.

Hoy hemos entrado en el camino por una población y, caminando por ella, nos ha dado una sensación extraña, familiar. Diríamos que ya habíamos pasado antes por allí. Hasta hemos empezado a reconocerlo:¡coño, pues claro! ¡el muy barcelonés barrio de Sarrià! ¡También está en Galicia! Lo que pasa es que los gallegos se olvidaron de poner el acento en todos los carteles. Imagino que debe ser por la ausencia de acento abierto (`) en los teclados locales. La cuestión es que hemos celebrado la feliz doble ubicación del entrañable barrio de clase alta para coger el metro, y en 10 minutos nos hemos plantado en casa, donde hemos pasado la tarde tranquilamente, viendo la tele, regando las plantas y aprovechando para recoger el correo atrasado. Después hemos cogido el metro de vuelta a Sarriá, y a seguir el camino.
Desde luego, qué lejos parecen estar las cosas a veces y qué cerca que están en realidad.



01 de maig, 2018

Diario de Jack Murphy (el de la ley de Murphy) por el camino de Santiago (entrada #43. Eventualidades de los viajes 8ª y última parte).).

Décimo séptima: Mujeres. Los recesos vacacionales son proclives a otro tipo de problemáticas. Se diría que en temporada alta, las mujeres se vuelven locas: la propia decide que pasa de tí, mientras que las ajenas empiezan a mirarte de manera libidinosa y a hacerte propuestas deshonestas de folleteo desacomplejado.
Yo, para ganar tiempo he optado por la táctica del "si". A cada propuesta que me llegue, la acepto, y me pongo a satisfacer sin mas a la fémina en cuestión, porque si no, se acaban acumulando, formando ruidosos tumultos y así, amigos, no hay manera de salir a disfrutar de las pirámides.
Después, ya en el hotel, cuando tu mujer te pida el divorcio, yo te recomiendo continuar con la táctica del “si”. Cada cosa que te haga ella, la vas respondiendo afirmativamente una y otra vez, una y otra vez:
-¿Así que quieres el divorcio?
-Si.
-Ya. Lo que aquí pasa en realidad es que te estás viendo con otra, ¿verdad?
-Si.
-¡Ahá! ¡Si ya me lo olía! ¡Se trata de esa mosquita muerta del departamento comercial con sus contínuas idas y venidas a la máquina del Nespresso! ¡No, si ya me imaginaba que esos escotazos que me lleva siempre no eran fruto de la casualidad! ¡Todo forma parte del plan!
-Si.
-¡Pues que te jodan! ¡Esa tía es una burra, que se va a ir con el primero que le pase delante conduciendo una moto!
-Si.
-¡Ah, lo admites! ¡Admites que es una fresca, una desvergonzada y que se va con cualquiera!¡Pues,mira ahora ya es tarde para arrepentirse! ¡Claramente soy lo mejor a lo que podías aspirar en vida, y ahora he dejado de estar a tu alcance!
-Si.
-¡Y a decir verdad, no se qué vi en ti! ¡Eres un hijoputa sin escrúpulos! ¡Un inmaduro! ¡Un bruto sin seso! ¡Un pesimista patológico incapaz de hacer feliz a una mujer!
-Si.
-...
...y así hasta la saciedad. Si realmente te quiere, llegará un momento que te pedirá que no la abandones, y tu le responderás que si, cerrando un círculo vicioso tan aburrido como innecesario. Y si no te quiere... ¿De verdad pensabas pasar toda la vida junto a un ser tan despreciable? ¡Ten algo de orgullo, joder!

Décimo octava: aburrimiento supino. Oh si. Tarde o temprano lo experimentaréis. De repente, aquél monumento único en el mundo os parecerá que lo tenéis muy visto. O que os lo imaginábais mas grande. O no tan roto. Vuestra aventura puede transformarse en un incordio: todo el día sentados en un incómodo autocar, acompañados de montones de desconocidos para bajar y pasar tan solo 15 minutos de vuestra vida en un rincón del mundo, oyendo a un pavo largando sin pausa acerca de lo que vais a visitar si es que tiene el tiento de callarse antes de que pasen esos 15 minutos y ya toque volver al autocar.
Las vacaciones pueden volverse un agobio. De repente, ese monumento único en el mundo que tanto te emocionaba visitar, te parecerá insulso y mal cuidado. La playa paradisíaca te parecerá frustrantemente parecida a Castelldefels, la tribu de indígenas se te antojará una familia normal disfrazada con taparrabos. Nada te parecerá auténtico, lo mucho que te ha costado el viaje te vendrá a la cabeza una y otra vez, y pensarás que te habría valido mas la pena quedarte en territorio conocido.
No hay que desesperar. El aburrimiento viene y va. Hay que estar preparado para afrontarlo y tener esperanzas de que la novedad y la emoción pronto regresarán.
Yo he experimentado ese tipo de aburrimiento cuando huía de la tribu de los bodrongo: los pigmeos de rabo largo del interior de las selvas de Gambia, durante la celebración de las bodas de ámbar de su diosa principal Orotoba, en medio de una lluvia de fuego que solo se produce una vez cada 10000 años. La misma noche en que las criaturas de la selva se alzan sobre sus patas traseras y recuperan su capacidad para hablar con palabras humanas.
El tedio me mataba, y es que tanta persecución y tanto ritual eran para mi algo ya visto.


Bueno, pues creo que ya he hecho un resumen de todo lo malo que puede suceder y seguramente acabará sucediendo a lo largo del viaje. Retomo mi reflexión del principio: ¿Porqué ésta ansia por viajar? ¿A qué responde? ¿Qué nos impulsa ? Pues yo os lo diré: ¡No importa lo malo que sea ir de viaje, quedarse en casa es infinitamente peor! ¿Sabeis la de cosas que pueden ocurrir dentro de casa durante las vacaciones? Yo si. Las he contado. Podría escribir un libro con todas ellas. Pero eso es algo que dejaré para otro día.



21 de juliol, 2017

Diario de Jack Murphy (el de la ley de Murphy) por el camino de Santiago (entrada #44. eventualidades de los viajes 7ª parte).

Décimo sexta: ataque de mega-monstruo radioactivo. Los bichos de tamaño desmesurado que surgen de no se sabe donde y lo comienzan a destruir todo sin razón alguna suelen ser otro de los contratiempos habituales que encontraremos en nuestras vacaciones.
Por fortuna, estos seres tienen unos hábitos bastante conocidos y cierta tendencia a repetirse una y otra vez.
Los mega-monstruos suelen ir hacia las grandes ciudades. Rara vez se ensañan con pequeñas localidades rurales o bonitos parajes de interés paisajístico.
Se les suele encontrar principalmente en el mar del japón y en alguna que otra ocasión se les ha visto atacando la ciudad de Nueva York.
Lo que nunca hay que hacer ante un mega-mosntruo es correr. ¿Para qué? Con cada paso él va a avanzar cientos de metros, así que tenlo claro: si te quiere atrapar, te atrapará. Aunque la verdad es que no quiere, te lo aseguro. ¿De qué iba a servir un tipo esmirriado como en un estómago donde caben varios camiones aparcados? Descuida, no le interesas. Ni te preocupes. Las armas tampoco le harán gran cosa, como descubrirás en cuanto llegue el ejército. De manera que guarda el bazooka. La munición no va barata.
El único punto débil conocido de los mega-monstruos es el amor.
Vereis: como no hay muchos de su especie precisamente, los mega-monstruos sufren una confusión sexual muy grande. De manera que juega bien tus cartas de seducción: atrae su mirada, enséñale una cacha, ponle ojitos tiernos... Y te aseguro que pronto tendrás una aventura de verano en mayúsculas. Algo verdaderamente digno de contarse. Eso si: prepara vaselina.

Décimo séptima: Mosquitos, fieras, caníbales. A lo largo de tus vacaciones muchas son las posibilidades que tienes de encontrar insectos, animales, personas, monstruos e incluso instituciones dispuestos a alimentarse de ti. Es muy normal y simplemente hay que tenerlo presente.
Lleva un buen repelente para cada especie de chupasangres: relec para los mosquitos, ajo para los vampiros, la cartilla del paro contra los bancos, tu magnum 45 contra las fieras de dientes grandes...
Aun así, a veces conseguirán atravesar tus defensas y picarte. Procura no darles la oportunidad de intentarlo de nuevo. Si el repelente no tuvo éxito, mata.


Una vez muerto el causante, hablemos de la picadura y su tratamiento. Hay muchas y muy variadas. En tu farmacia te explicarán cual es la más eficaz para la picadura de un abejorro, la constricción de una anaconda o la urticante sensación que deja el ver tu pulmón perforado por el cuerno de un rinoceronte blanco.


Yo, desde mi humilde experiencia, estoy en condiciones de recomendar SANTOGRIALCÍN-500. Un reactivo magnífico que se dosifica en un copa de madera y que es muy eficaz: en una ocasión una manada de cocodrilos se me llevaron una pierna, la mitad de mis tripas y un buen segmento de mi brazo derecho. Pues me arrastré hasta mi equipo, me administré el SANTOGRIALCÍN-500 y no vea, oiga. Un alivio inmediato. Me volvieron a crecer la pierna, el brazo y las tripas perdidas. Un remedio milagroso de verdad. Eso si, solo está al alcance de bolsillos muy pudientes y previa receta de un obispo. Para mi se ha convertido en el remedio ideal. No salga en casa sin él.


27 d’abril, 2017

L'acudit dolent de l'Escolta Invisible

Molt bones. "La Universal" publica avui un especial que no necessàriament tindrà continuitat. L'autor ens ha insistit en que li publiquem un acudit que es va inventar fa un temps i que és més gràfic que verbal. Total, que està que o el publica o rebenta. I com que "la Universal" no es pot permetre que li rebentin els pocs autors que li queden (que es poden comptar amb els dits d'una mà i encara te'n sobren quatre), doncs hem de passar pel tubo. Però li hem fet prometre que, a canvi, les seves publicacions futures tindran acudits de qualitat. A veure si és veritat. Els editors ens disculpem per endavant, ens tapem el nas i declinem tota responsabilitat. Ale, disfruteu si podeu:


26 de març, 2017

Relats: "LATAS", per escoltainvisible

LATAS

El mundo volvió a creer en los milagros.

Hacia el final de la segunda década de los dos miles, acercándonos ya al 2020, el duelo insensato que habían mantenido las dos superpotencias mundiales a lo largo de la guerra fría, un conflicto que el mundo creía felizmente superado, regresó de repente.



16 de març, 2017

Diario de Jack Murphy (el de la ley de Murphy) por el camino de Santiago (entrada #43. eventualidades de los viajes 6ª parte).

Décimo cuarta: Portal dimensional. Con no mucha frecuencia, si bien más veces de lo que a uno le gustaría, se puede uno topar con un pliegue dimensional que le catapulte a un lugar totalmente distinto. Un mundo que ni siquiera se rija por las mismas leyes que el nuestro. El pliegue puede esconderse en cualquier lugar: en un túnel en el tren, en un armario en el ático de casa de tu abuela, en las oficinas de MEMORY CALL, en la entrada de la cueva del terror de un parque de atracciones... En el sitio mas inesperado te puedes encontrar catapultado a un mundo fantástico, lleno de seres extraños...
Pero no te preocupes, seguro que hay un tipejo bajito y medio calvo que te convierte en... qué se yo... un bárbaro, un arquero, un acrobata, un mago... ¿Quizá un caballero?

Cuando te encuentres en ésta situación, los planes vacacionales pueden llegar a cambiar bastante. La emoción de las vacaciones pasará a ser conseguir el billete de vuelta. Lo bueno es que, como el tiempo funciona de manera diferente en otros mundos, a tu regreso todo seguirá igual y podrás optar por continuar tus vacaciones con total normalidad... O hacer una suave reentrée antes de volver al trabajo.
 
Décimo quinta: especialidades repugnantes. Yo soy del parecer que en los lugares que visites, has de comer las especialidades locales, si bien es cierto que algunas de ellas pueden poner seriamente a prueba nuestra capacidad para potar.
No pocas veces me he visto en la tesitura de comer cosas extrañas a nuestra cocina. Me han ofrecido arañas, medusas, ciempies y hasta una vez, un rábano.
Ciertas culturas se toman como un insulto menospreciar sus manjares, por lo que yo recomiendo tragar lo que sea haciendo de tripas corazón, sin pestañear. Y, al acabar, sonreir. En según qué países, eructar como si trataras de tirar abajo una pared también ayuda.
Solo una vez fui absolutamente incapaz de comerme lo que me habían preparado con todo su amor. Sobre una masa de menudillos putrefactos habían puesto carcasas de escarabajo pelotero rellenas de puré de lombriz y chinches. La verdad es que como degustación se mostraba interesante, aunque he comido cosas peores. Pero fue entonces cuando le dieron el toque que dejó el plato por completo incomestible. Un pinche extrajo un bote de ketchup y sirvió un chorreón por encima de toda la bandeja. ¡¡¡PUAAAAAJ!!! ¡Odio el ketchup! ¡No puedo imaginar abominación más grande sobre la tierra!
Tuve que marcharme. Se sintieron profundamente ofendidos y me querían linchar. Pero en cuanto me cargué a su jefe y violé a tres de sus mujeres cambiaron de opinión. En lugar de lincharme por desagradecido, decidieron que lo mejor sería lincharme por asesino, violador, exhibicionista y pervertido.