04 de novembre, 2005

La canción del viernes (6) “Forever young” de Alphaville per Peix

¡Feliz viernes!

Remitirnos a los ochenta cuando hablamos de música contemporánea siempre es peligroso. Muchos tópicos se han dicho y demasiada mierda se ha tirado encima de aquella prolífica época. Desde muchos sectores de opinión melómana se han vomitado pestes acerca del “techno-pop” y de la música de baile insulsa y facilona. Los ochenta han pasado a ser terreno prohibido por los puristas y a ser recordados y vilipendiados por la poca calidad de sus grupos emergentes. Claro está que nunca llueve a gusto de todos, pero desde esta sección querríamos recordar que no siempre hubo vulgaridad y se produjeron, efectivamente, grandes creaciones. Alumbrando entre tanta oscuridad, de seguida nos encontramos con la deliciosa canción que proponemos para hoy.



“Forever young” es posiblemente el mejor tema de Alphaville, el legendario grupo de “synth-pop” alemán fundado en el verano de 1.982. Sin poseer el recuerdo ni la presencia que adquirieron algunos compañeros de andanzas como OMD, Kraftwerk, Ultravox y otros, su música se manifiesta hoy, veinte años más tarde, como una excelente propuesta melódica. Esta misma canción dio nombre a su álbum de debut en 1.984, una pieza de coleccionista donde además destacan “Sounds like melody” y “Fallen angel”. “Forever young” es una canción épica y demoledora. Su instrumentalización adquiere una atmosfera etérea que envuelve magistralmente la sedosa voz de Marian Gold para culminar en unos pasajes finales estremecedores. Además de convertirse en el buque insignia de la banda, pasa a ser uno de los legados más impresionantes de aquella desprestigiada época

Si la semana pasada hablábamos de la superficialidad con la que se interesa esta sociedad, en demasía consumista, por la juventud; hoy recuperamos el debate pero desde otro punto de vista. Acompañados por la música de “Alphaville”, entramos en la esfera del espíritu. Donde el alma y el pensamiento engrandecen por encima de lo prescindible. Un canto a la vida y a su reinterpretación esperanzadora y positiva. Una canción vitalista y todo un himno a lo humano y terrenal. Donde lo joven se erige en bello, permanente y propositivo. Donde la juventud no es un coto privado y limitado a un tiempo, sino que se compromete con un discurso, se convierte en un testigo inmutable de nuestras experiencias.

6 comentaris:

escoltainvisible ha dit...

Jo tinc un parell de coses a dir d'Alphaville:
També m'agraden molt "Big in Japan" (com la tònica: cuando más la pruebas, más te gusta) i la gairebé desconeguda "Afternoons in Utopia" que per mi és de les millors.
Ara bé, escoltar un disc sencer moltes vegades t'exposa a que t'agafi un atac existencialista. Almenys a mi em passa.
I comentar també que el cantant d'Alphaville és un dels tios més lletjos que ha trepitjat un escenari (Almenys a mi em sembla horrendo, amb aquells llavis purlom que té)
En fi, pirulí, la major part de la música que m'agrada va ser feta als 80. Estic d'acord amb tu, Peix de que se la defenestra injustificadament i per sistema.

Santi ha dit...

Molt bon article, i molt bona reflexió.

Jo crec que el títol de tio més lleig que ha trepitjat un escenari hauria de ser per Keith Richards. O pels Stones en general

Anònim ha dit...

Que exagerao

Carlinhos ha dit...

Ahi vas dao..

Sabih, profeta melodico, mira tu por donde Depeche Mode acaba de sacar otro disco... y estos juraban que las guitarras electricas estaban acabadas...
Y hasta avui han llegao!!

Me decanto por VIENA de Ultravox, eso si que es un Himno melancolico.

Prosperos dias!

Paul ha dit...

Jo com a música melancòlica i de l'època que es comenta, opto per "Old and Wise" d'Alan Parsons.

Però per reivindicar els 80's, i més particularment la música synth-pop (està bé com a nom de gènere), que jo crec que és la que està més vilipendiada, no cal anar a buscar música melancòlica, no? (Avui que plou, especialment) Jo opto per A-ha ("take on me"), Simple Minds ("Don't you (forget about me)", per exemple, o si voleu melancolia "Belfast Child", que si no ho saps segur que et penses que és U2) o New Order ("True faith", encara que la versió que m'agrada és la del 94), sense oblidar-nos d'un tiu paradigmàtic, que no sé si encaixa en el synth-pop, com és Nik Kershaw.

Una altra cosa és que ens agradin les pintes i els pentinats que portaven aquesta penya en els clips que es conserven de l'època, que tenen delicte...

escoltainvisible ha dit...

Però llavors ens agradaven! Els pentinats i pintes d'avui no ens agradaran demà!. La música que avui és lo més "in", demà serà vituperada i vilipendiada per tothom!! Fins i tot per tu, oh lector, persona que et deixes influenciar fàcilment per la opinió majoritària!