20 de desembre, 2007

La canción del viernes (44) Los mejores discos del año 2007 (1) según “La canción del viernes” per Peix

2007 llega a su fin y es de recibo tomarnos el tiempo justo para hacer balance. Desde esta sección, y sin intención de sentar cátedra, queremos recordar cuales han sido los mejores discos del año, aquellos que llegan a las cinco estrellas, según nuestra modesta opinión, en las diversas categorías que, hipotéticamente, nos podrían ocupar. A saber: discos de rock internacionales, discos de pop internacionales, discos varios internacionales (electrónica, jazz, BSO y otros) y discos nacionales. Así pues, empecemos por el principio:


Discos de rock internacionales



The Good, The Bad & The Queen - The Good, The Bad & The Queen




Primer bombazo del año. Damon Albarn, ex-Blur y ex-Gorillaz, recluta a Paul Simonon (The Clash), Simon Tong (The Verve) y, el también veterano, Tony Allen, para grabar un disco en el que no hay sobresaltos pero que en el que todo se acaba hilvanando en un concepto muy significativo. Y es que la política, la denuncia y el pacifismo, tan en auge últimamente, están muy presentes a lo largo de los cuarenta minutos que dura “The Good, the Bad & The Queen”, disco debut de este supergrupo británico. El LP es de los que gana en cada escucha y necesita de reposo y buena letra. Si alguien busca emociones fuertes que no lo compre, si, por contra, te gusta la complejidad y la introspección experimental, este, sin duda, es su álbum. Pese a que no tiene hits, recomendamos “History song”, “Herculean” y “Green fields”.


Shellac - Excellent Italian Greyhound



Steve Albini, además de ser uno de los mejores productores de discos de rock de la historia (“In Utero” de Nirvana y “Surfer Rosa” de Pixies, entre otros), es el guitarrista y cantante de este trío norteamericano, que nos brinda un trabajo de rock que aplasta con todo lo que se le pone por delate desde la primera segundo. Duro, afilado y portentoso, son adjetivos que se quedan cortos para describir lo que la escucha de “Excellent Italian Greyhound” nos depara. Es el disco que tu vecina, la de los geranios, odiara hasta la muerte, el disco que dejará los altavoces de tu salón extenuados, una cabalgata de guitarras y baterías furiosas y demoledoras. Habría que escuchar, aunque sólo sea una vez en al vida, la tríada de canciones que dan el comienzo al LP, la experimental “The end of the radio”, “Steady as she goes” y “Be prepared”. Aunque yo, personalmente, no dejaría escapar la instrumental “Kittypants”. Que nadie se espere un disco sucio; es esencial, simplemente elemental. Bravo.


Grinderman - Grinderman



Alguien podría pensar, al leer los créditos del disco y ver a Nick Cave, que Grinderman podría ser otra propuesta poético-alternativo-preciosista del genio australiano; ni hablar, nada de eso. Si bien las letras continúan reflejando el mundo oscuro e interior de Cave, la música retoma el rock en su vertiente más granítica y, evidentemente, experimental y arriesgada. Arropado por parte de los “The Bad Seeds”, Cave vuelve a la guitarra y nos brinda un trabajo que no cabe, no es coherente, en su carrera en solitario, de ahí la necesidad de generar un proyecto nuevo para integrar la nueva visión; la última criatura. Es un disco cortito y brillante, un nuevo camino por recorrer y un bálsamo para los que no creen ya en el rock. Un sello inconfundible de componer canciones lo promociona, sin embargo no decepciona en absoluto, empezando por la portada: un mono sorprendido por una lluvia repentina. Sobresalen “Get it on”, “Electric Alice” y “Depth charge Ethel”



Arcade Fire - Neon Bible




Para las bandas jóvenes, aquellas que están llamadas a salvar la música rock (siempre según las revistas especializadas), llegar a rayar a un gran nivel en el segundo disco es, si cabe, más jodido que para un restaurante de tendencias dejar de poner rúcula en sus ensaladas. Pero “Arcade Fire” lo ha vuelto a hacer. Si bien “Neon Bible” (título homenaje al primer libro de John Kennedy Toole, muchos lo conoceréis por “La conjura de los necios”) no tiene el mismo registro que “Funeral”, donde los canadienses reventaron el panorama musical con himnos como “Rebellion (Lies)” y “Neighborhood #1 (Tunnels)”, el nuevo trabajo alcanza esa anhelada cima del llamado disco conceptual. Pues es así como nos debemos enfrentar al segundo álbum del grupo indie de moda, como un todo donde las partes justifican una noción de unidad. Anárquicos y contagiosos sobre el escenario (aunque los silbiditos comienzan a hartar), el torrente se vuelve a desatar en la nueva entrega. La épica vuelve a campar a sus anchas sin hacer el ridículo, la rabia rebelde aparece reinventada y los arreglos barrocos explotan por doquier. Confirmado, esta gente tiene lo que hay que tener. Si alguien tiene un poco de tiempo, que escuche “Intervention” y “No cars go”.



Iron & Wine - The Shepherd’s dog



Sam Bean, prestigioso cantautor folk, firma este formidable trabajo, donde, enseguida, la melancolía y las estrofas sutiles acaparan la atención. Hay que seguir a este chico barbudo; su talento va “in crescento” y cada uno de sus discos tienen una huella propia y singular. Los detalles de la cotidianidad, aquellos que todos tenemos y son lugar común, alcanzan con su lirismo un áurea de preciosidad hipnotizante y literaria. Perfecto para el domingo por la mañana lluvioso y tazón de café recién hecho en la mano, “The Shepherd’s dog” aporta un “plus” nada desdeñable. Dicen que cada disco tiene su momento, pues no se crean que este se circunscribe a los días de otoño, que va, se sale para las largas jornadas de coche o las tertulias de sobremesa. Mandangas a parte, este chico de Florida renueva el clásico discurso folk para llevarlo más allá del género acotado. Recomendamos especialmente “Pagan angel and a borrowed car”, “House by the sea” y “Boy with a coin”.


Feliz Navidad a todos y os dejo con un vídeo de “Herculean” de The Good, the Bad and the Queen.

3 comentaris:

escoltainvisible ha dit...

"...es, si cabe, más jodido que para un restaurante de tendencias dejar de poner rúcula en sus ensaladas."

Ahí, ahí! M'encanta la comparació! Digna de destacar en un llibre de cites! Me l'apunto.

JoanCG ha dit...

Molt bé, Peix.
Em "compraré" Grinderman.
I bones festes.

Anna ha dit...

Moltes gràcies, Peix, pels regals que ens vas regalant a cada "Canción del Viernes".

Una abraçada!!