16 de setembre, 2005

Relats (3) "Insomnio" per Federico Majdalani

Doy vueltas. Fueron muchas. Hace un rato largo que dejé de contarlas. No me duermo. Mis ideas rebotan por mi cabeza sin parar, en cámara rápida pero sin perder detalle, se mezclan, se vinculan entre ellas sin que me den tiempo a aceptar ese caprichoso y en la mayoría de los casos inexistente vínculo. Las dejo. Estoy concentrado en dormirme. En no pensar. Proyecto mañana. Recuerdo ayer. Lo hace él sólo, mi cerebro, sin consultarme. Va pasando fichas interminables de imágenes, situaciones lejanas, algunas me dan vergüenza y acompaño el pensamiento con un estremecimiento de mi boca, vergüenza ajena ante ese cuerpo que se separa lentamente de su mente. No lo domina. No puede hacerlo dormir. Mi cerebro ordena, manipula, revisa el catálogo para preparar su noche. Recorre los pasillos escogiendo con sumo cuidado los ingredientes que mezclará a su antojo en mis sueños. No le importa que yo opine. Es su momento de protagonismo y no esta dispuesto a que yo lo restrinja, que estremezca mi boca por no haber sabido actuar. Me molestan las sábanas. Pesan cada vez más. Eran frías. Mis vueltas las calentaron, las hicieron insoportables. Las separo, las desprecio. Me enfrío y vuelvo a necesitarlas. Se ríen de mi. Sabían que volvería. La señora de la farmacia aparece hablando por teléfono. Me hace señas de que en un segundo esta conmigo. Que se vaya. Que viva su vida, que duerma tranquila en su cama con sabanas amigas. Mi cerebro sigue a su antojo, selecciona, separa, vuelve a incluir. Me pica el pie izquierdo. Mi cuerpo se impacienta y comienza con sus reclamos. Me pica el pie. No llego a identificar donde. Empeine, entre los dedos, en el borde de la planta. Ahora la espalda. No alcanzo a rascarme en el punto justo, equidistante a los dos omóplatos. Equidistante. Triángulo equilátero, escaleno e isósceles. Cada ángulo de sesenta grados. Un segundo y ya lo atiendo. Mi cuerpo ya no soy yo. También se ríe de mi. ¿Y quién es mi? El cerebro me dejó una ventana para que pudiera ser conciente de que me dominan. Incorpora en su lista mi insomnio. Se usa a si mismo archivando, clasificando. Tiene cara. Le pongo pelo, ojos, nariz, cuerpo fofo, mientras proyecto mañana. Tres y veintiséis. Una estantería para los libros. Ya lo atiendo, enseguidita. Tarjeta o efectivo. No para. No paro. No llego. Es en el empeine. Pierdo el control. Manotazo al aire. Me caía. Me caigo. Me voy. Te tengo que cortar que hay gente …

5 comentaris:

alex ha dit...

Tu me vigilas por las noches?

mauricegribbel8115 ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
noel in the street ha dit...

Companys, em sembla que ens han caçat els encarregats d'enviar spam arreu. Proposo que ens carreguem totes les intervencions que estiguin fetes en idiomes ininteligibles pels creadors de la revis... de la cosa aquesta actual.

O sigui, Universal.

yootravez ha dit...

Joer, compañero, que angustia! HAs podido dormir mejorm sin embargo? O no se va el problema?

Solución 1: Haz ejercicio. Sal a correr. Cánsate.
Solución 2: Lee algo duro: la ilíada, algo de Kafka, una enciclopedia. O agenciate un documental de leones en el Serengeti

Creo que son dos sistemas infalibles

la_universal watchmen ha dit...

Amiguitos, la sombra de La Universal es alargada y no permitiremos Spam ni mierdas de similar calaña (excepto Enlarge your penis). Asi que los comentarios de ese origen ya han sido suprimidos.